Veneno para cucarachas, materia fecal y hostigamiento: el infierno al que un hombre de Recoleta sometía a sus vecinos

El allanamiento en Santa Fe al 2800 y los hallazgos de la Policía. (Infobae)Hoy por la mañana, en un departamento de Santa Fe al 2800, una división de operaciones especiales de la Policía de la Ciudad llegó con trajes especiales y máscaras y barbijos. Un hombre de mediana edad con un perro Weimaraner atado a una correa en su mano, con la cara cubierta por una máscara de plástico y un barbijo los recibió mientras los filmaba: era el hombre al que iban a buscar. Sus propios vecinos lo habían denunciado horas antes. Ya se habían hartado.Así, la Policía de la Ciudad entró a su departamento de tres ambientes, coqueto, prolijo en partes, bien iluminado, con una cama amplia, muebles de madera costosos, piso de parquet. Encontraron otros cuatro perros, otro dos weimaraner, dos rottweiler. También encontraron otras cosas: 202 latas de insecticida y veneno para cucarachas. Había recipientes con agua, entre focos de mugre y latas de insecticida ya vacías: contenían las heces de sus perros. Las latas encontradas en el departamento. En su denuncia, que fue investigada por el fiscal Blas Matías Michienzi del Ministerio Público Fiscal porteño, los vecinos aseguraron que el hombre tenía actitudes agresivas, que rociaba los espacios comunes del edificio y el hueco del edificio con el veneno, que también lanzaba la materia fecal de los animales en esos mismos espacios, un clarísimo riesgo para la salud.El hombre no lo hacía únicamente en los espacios comunes: esparcía el excremento en su propia casa.Así, fue evaluado por un equipo psiquiátrico: el diagnóstico fue de un “síndrome delirante crónico”, según aseguraron fuentes de la investigación. El hombre fue trasladado al hospital neuropsiquiátrico Borda. Los perros, por su parte, fueron enviados a un refugio en la localidad de Berisso.Una vecina del lugar, afirmó en redes sociales:“Era realmente un calvario, todas las noches teníamos que dormir en los sillones de los livings o en el piso porque no se podía estar en los cuartos que daban al aire y luz, que era donde él tiraba excremento constantemente. Además teníamos miedo de cruzárnoslo porque era una persona muy agresiva, trató mal a todas las personas, más que nada a las mujeres. Agredió, por ejemplo, a mi hermana menor, de 10 años», aseguró: “Hoy, duermo tranquila”.La inspección en el departamento.En el operativo participó también el Servicio de Emergencias del Cuerpo de Bomberos, personal de Canes y de la Agencia de la Gerencia Operativa de Sanidad Animal del GCBA. Los potes con heces también fueron secuestrados y retirados del lugar.Seguí leyendo:Dos nuevos femicidios en la cuarentena: una adolescente y una maestra fueron asesinadas en Santa Cruz y Santiago del Estero

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
Veneno para cucarachas, materia fecal y hostigamiento: el infierno al que un hombre de Recoleta sometía a sus vecinos

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.