Tres décadas después, la provincia continúa en emergencia económica

Pasaron más de 30 años desde que, en marzo de 1990, el Gobierno salteño decretara la emergencia económica, una herramienta que le permite obtener facilidades a la hora de administrar los recursos y hacer frente a obligaciones económicas y financieras.

Ayer, el gobernador Gustavo Sáenz firmó el decreto 766/20 por el que prorroga por un año más la vigencia de la ley N§ 6.583 de emergencia económica y administrativa, y sus sucesivas prórrogas, y la ley N§ 7.125 y sus sucesivas prórrogas.

En sus considerandos, el documento expuso que "aún resulta necesaria la continuidad de las medidas adoptadas por el Gobierno de la Provincia, en el marco de los objetivos trazados", y que "sumado a ello, el actual contexto de emergencia socio-sanitaria por la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación con el coronavirus COVID-19, implica una situación que requiere de un accionar estatal diligente dada la significativa disminución en la recaudación de las arcas estatales".

Se puso de manifiesto además que "por ello, resulta insoslayable sostener el actual sistema, con el objeto de evitar la caída abrupta del régimen de emergencia económica, con los consiguientes riesgos que ello implicaría para la administración".

El artículo tercero ordena remitir el decreto a la Legislatura en el plazo de cinco días para que sea estudiado por ambas cámaras en el marco del cumplimiento del artículo 145 de la Constitución Provincial.

Desinversión y pandemia

El ministro de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia, Ricardo Villada, recordó, en primer lugar, que "la prórroga de la emergencia anterior se hizo en noviembre del año pasado, con la administración anterior y por un año", y consideró que esta medida tiene dos aristas clave: "Nosotros nos hicimos cargo del Gobierno en un marco de situación económica compleja, a la luz de que la administración anterior logró cierto equilibrio en términos de su cuenta, pero sobre la base de una desinversión importante, entre otras cosas, con el sistema de salud y el educativo".

Para Villada "se podrían enumerar muchas cosas en vistas de que se generó un proceso importante de ajuste y de equilibrio de las cuentas (de la gestión anterior) que generó una necesidad de inversión" (de la nueva gestión).

"Es decir -insistió-, nosotros asumimos y tuvimos que hacer ciertas cosas que sí o sí requirieron de inversión. Por una parte, tenemos un gobernador que gestiona fondos, pero, por otra parte, necesariamente se hacen con las cuentas públicas, y eso de alguna manera evita que podamos salir de un esquema de emergencia económica", explicó.

En segundo lugar, el ministro expuso "sobre la pandemia, situación que nos excede absolutamente a todos y que hizo, en tres o cuatro meses, literalmente trizas las finanzas provinciales".

"Las caídas en términos de la recaudación fueron tremendas y generaron un impacto en las finanzas, si bien hubo un esquema de compensaciones a nivel nacional porque enviaron recursos, pero siempre las compensaciones son parciales", señaló.

Finalmente, Villada indicó que "la prórroga de estos instrumentos excepcionales permite tener un manejo más amplio desde el punto de vista económico y financiero".

Salta, en el contexto nacional

Para el ministro Ricardo Villada, titular de la cartera de Gobierno, Derechos Humanos, Trabajo y Justicia, el objetivo es poder salir del esquema de prórroga de la emergencia a futuro.
No obstante, reconoció que “en Salta y en el país vivimos una situación compleja desde lo económico, con reiteradas caídas del PBI (producto bruto interno), con reiteradas situaciones de la macroeconomía, como la evolución del tipo de cambio que realmente nos sorprende permanentemente”.
“Son situaciones que complejizan a todas las administraciones provinciales, pese a los esfuerzos que se pueden hacer de manera aislada”, consideró y dijo que “se genera un escenario muy complejo donde es muy difícil que una provincia pueda distinguirse frente a la realidad económica que vive nuestro país, que es una realidad compleja que se puede ver en el esquema de endeudamiento que tenemos, las permanentes renegociaciones que son cosas que afectan las finanzas provinciales”.
Finalmente, destacó que el decreto se enviará a la Legislatura porque “este tipo de medidas se deben adoptar en un marco de consulta y de diálogo”.
 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
Tres décadas después, la provincia continúa en emergencia económica

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.