Newell’s perdía con Talleres 0-2 pero dio vuelta el partido con tres goles de córner y ganó 3-2

De la oscuridad a la luz. Así fue el viaje de Newell’s en este debut del Torneo 2021. Perdía y estaba desorientado, pero sacó fuerzas de donde no parecía que tenía y lo dio vuelta ante un siempre poderoso Talleres. Con una ráfaga de goles, levantó una desventaja de dos goles para ganar 3-2 merecidamente. Una victoria con mucha cabeza.

Patronato, ordenado y contundente, no perdonó los errores defensivos de Aldosivi

Fue un partido emotivo, abierto, cambiante desde el primer minuto hasta el final. Fue mejor el local al principio, Talleres con fútbol y eficacia le sacó dos goles y lo dejó chiquito en el juego. Newell’s se recompuso pero los cordobeses, en un momento, amenazaban con la goleada. Descontaron los rojinegros y el fútbol, al final, le sonrió a los dirigidos por Fernando Gamboa.

Lo mejor del partido

El inicio fue todo de Newell’s. Mostró intensidad y presión alta, una faceta que había quedado guardada en el arcón de los recuerdos, en los procesos de Fran Kudelka, y especialmente el de Germán Burgos. Talleres se mantuvo sereno más allá de la propuesta del local. Aunque le costó atacar, nunca se desesperó.

De un arco al otro

Es cierto, el fútbol entrega cartas marcadas. Cuando Newell’s se imponía en la intensidad y en las ideas, el travesaño de Herrera no solo devolvió el remate de Jerónimo Cacciabue, sino que le marcó la autopista al gol de Santos. Desde ahí todo cambió de dueño. Del rebote, Diego Valoyes despejó y el delantero uruguayo corrió cincuenta metros con la pelota y sin marcas hasta encontrarse con Aguerre, al que batió con un disparo que pasó debajo de su cuerpo.

Scocco fue expulsado sobre el final ante Talleres, pero Newell's ganó un partido increíble

Scocco fue expulsado sobre el final ante Talleres, pero Newell’s ganó un partido increíble (Marcelo Manera/)

El equipo de Gamboa, que en los primeros veinticinco había sido sólido y ordenado, se transformó en un espectro. Los rojinegros dejaron de estar cortos y Talleres, rápidamente entendió cuales eran los caminos más directos a Aguerre. Envíos largos a las espaldas de los defensores que lejos de estar ordenados, miraban sorprendidos.

Con titulares o suplentes, Boca no controla los partidos porque le falta lo más importante: un número 10

El segundo gol llegó en el cierre, pero pudo llegar antes. Santos y Carlos Auzqui volvieron a quedar cara a cara con el uno leproso. Si, así de abierta estuvo parada la línea defensiva local. Asistencia del uruguayo y toque, con pifia incluida del ex Estudiantes, para el segundo con todo el arco a su disposición. La idea de Talleres hacía estragos en el arco visitante y Newell’s estaba contra las cuerdas.

El gol del Churry Cristaldo desató la locura en Newell's: le daba vuelta el partido a Talleres luego de estar en desventaja por dos goles

El gol del Churry Cristaldo desató la locura en Newell’s: le daba vuelta el partido a Talleres luego de estar en desventaja por dos goles (Marcelo Manera/)

El segundo tiempo mostró la misma película que el primer tiempo. El local buscaba con desorden y Talleres seguía encontrando caminos directos hacia un tercer gol que hubiera liquidado el asunto. Gamboa metió mano con los cambios y fue todo acierto. En 16 minutos hizo tres goles y ganó un partido increíble. Los primeros responsables fueron Gabriel Compagnucci y Juan Garro, las dos incorporaciones que conectaron de cabeza dos córners de manera notable, ante una estática defensa cordobesa. Creció Nicolás Castro y ya el local hacía mejor pie. El desarrollo se había volcado para los rosarinos.

Claro que un minuto antes del empate de Garro, Auzqui y Santos tuvieron el tercero, pero la pelota dio en el travesaño embrujado, el del arco que da a la Avenida Pellegrini, casi como un espejo de lo sucedido en el primer tiempo.

Newell’s encontró el tercero en los pies de Jonathan Cristaldo. Tras un córner, el cabezazo de Mansilla y el oportunismo de Cacciabue, la pelota le quedó servida al Churry, que anotó casi debajo del arco. Fernando Gamboa festejó su regreso al Parque de la mejor manera. Lo gritó fuerte y se abrazó con los suyos. Fue una victoria que le sirve en lo anímico ante un rival fuerte, con ideas claras pero que se fue alejando del libreto en el último tramo.

Fuente: POLÍTICA | https://www.lanacion.com.ar/
Newell’s perdía con Talleres 0-2 pero dio vuelta el partido con tres goles de córner y ganó 3-2

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.