Las muertes que entretienen a la política

Hace pocas semanas se publicó una excelente investigación de la periodista María O’Donnell sobre el secuestro y asesinato de Pedro Eugenio Aramburu. Los hechos sucedieron hace 50 años e incluyeron el posterior secuestro del cadáver del expresidente de facto por parte del entonces novedoso grupo guerrillero Montoneros. La referencia es útil ahora para establecer que la política argentina tiene una persistente vocación por la necrofilia, que podría remontarse a muchos años antes de los trágicos episodios que tuvieron como víctima a Aramburu. La desaparición del cadáver de Eva Perón durante casi 20 años, por ejemplo, es otra muestra de que los muertos son usados por la política de diferente forma. Hay más pruebas, sin duda, de que en la Argentina es escaso el respeto por la vida y por la muerte, pero sirven esos dos ejemplos emblemáticos para explicar muchas cosas que pasan ahora.

Fuente: POLÍTICA | https://www.lanacion.com.ar/
Las muertes que entretienen a la política

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.