Hartos de los robos, la escuela Agrícola quiere que Caballería se instale en su predio

Hartos de la cantidad de robos que sufren, la escuela Agrícola 3.122 "Gral. Güemes" reflota su idea de trabajar con Caballería de la Policía. El establecimiento escolar había iniciado un expediente en 2015 ante el Ministerio de Educación de la Provincia pero, según saben, fue cajoneado, no obstante, en los próximos días se volverá a realizar la presentación.

Se propone que los caballos de la fuerza puedan vivir y pastar en el extenso predio de 324 hectáreas ubicado en la zona sur de la ciudad, lo que serviría para disuadir a los intrusos que, por lo general, se meten por el fondo del campo, que limita con la avenida Gato y Mancha, a pocos metros del río Arenales.

"Yo conozco la problemática de la Policía montada, tienen problemas con la alimentación de los caballos, nosotros tenemos campos y creo nos podemos ayudar mutuamente. Ellos podrían cuidar sus animales en el sector del fondo, alimentarlos, disminuir sus costos y al mismo tiempo nos ayudarían disuadiendo a los intrusos", detalló el profesor Armando Ferro.

El ofrecimiento a Caballería incluye un corral cercano a los edificios para mayor seguridad y un lugar para el pernocte del personal policial. Incluso se advirtió que en la escuela hay garitas que se podrían utilizar para prácticas de guardias de los aspirantes a la Policía.

El establecimiento de enseñanza agrícola sufrió un nuevo robo en su tambo el 27 de junio pasado, por un valor de 35 mil pesos. Si bien no es una cifra alta, para la institución significa mucho tener que reponer cada cosa que roban. Esta última vez de la máquina de ordeñe se llevaron cuatro juegos de pezoneras, algo indispensable que no les puede faltar para extraer a diario la leche de las vacas. Un exalumno les prestó las pezoneras hasta que llegaron las compradas.

   Las pezoneras sustraídas de la máquina de ordeñe del tampo. 

El año pasado fue terrorífico, según detalló la directora Norma Rodríguez. Robaron en el salón de venta al público, en los edificios de Industria, Avicultura y también en el tambo. Aquella ocasión al salón de venta y al baño lo destrozaron, rompieron incluso los cerámicos de las paredes. Para sacar herramientas en Avicultura dieron combazos en la pared, esto hizo que se juntara agua en el sótano hasta el límite, porque dañaron las cañerías. Desmantelaron también el baño. Rodríguez contó que en el último tiempo solo se logró atrapar y condenar a un ladrón al que le dieron seis años de cárcel, el tema es que la comunidad educativa se siente muy insegura por los constantes hechos que se suceden. No solo se roban cosas materiales sino animales, las vacas son un bien muy preciado, por lo que tuvieron que cambiarlas a un corral más cercano a las casas.
Una situación que viven y ya no saben cómo manejar es la de los carreros que entran por el río y largan sus caballos en los campos de la Agrícola. Por una cuestión de seguridad, para evitar algún accidente porque alumnos y docentes andan por los distintos espacios, se encierra a los caballos y se llama a la Policía montada para que se los lleve, pero eso trae consecuencias. 
“Cada vez que encerramos los caballos y llamamos a Caballería, al otro día tenemos algún daño”, afirmó la directiva. A lo que Ferro añadió: “Muchas veces aparecen los dueños de forma muy agresiva, de hecho hace una semana y media apareció un hombre con un arma de fuego, totalmente sacado”. Detalló que ocurrió en plena luz del día y delante de la Policía, los carreros de forma violenta rompieron las tranqueras y se llevaron sus caballos.

Se necesitan cubrir más de 20 cargos 

En la única escuela Agrícola de la ciudad trabajan en promedio unos 40 docentes por día, en total llegan a 200, sin embargo esta cantidad no alcanza para cubrir todos los cargos que la institución necesita para funcionar como instructores, peones, tamberos, jefe sectoriales, entre otros.
Hay vacantes sin cubrir desde la época del exdirector Sergio Monge, el asunto es que varias ya caducaron porque transcurrieron más de dos años y no se pueden volver a solicitar, de acuerdo al Ministerio de Educación.
La directora de la escuela Agrícola, Norma Rodríguez, estimó que tiene por lo menos 20 cargos que se deben cubrir en el corto plazo, porque hay tareas que hoy los profesores están realizando y no les corresponde. Por ejemplo, un ayudante de laboratorio, otro de servicios generales intermedios que se jubilaron en 2020. Al igual que una persona de mantenimiento del tambo, pedido realizado en 2019.
Se solicitó también un instructor de práctica y dos cargos más para la sección de Ganadería, otro para el taller de Industria. Se requiere cubrir el área de servicios generales intermedios, tramitado en 2018 cuando se jubiló un señor de apellido Ruiz. Otro cargo de coordinador didáctico productivo y un vicedirector para el turno tarde. La lista de pedidos sigue.
“Hay cargos que tiene que tener la escuela y siguen sin ser cubiertos, los profesores están coordinando tareas del campo que nadie les paga, ponen su mejor voluntad pero no tiene que ser así”, manifestó Rodríguez, destacando que mantiene diálogo con la secretaria de Gestión, Roxana Celeste Dib, y el funcionario Rubén Figueroa. 
 

La Casa de Güemes, en el predio

En los próximos meses se espera que comience la obra de restauración de la casa que perteneció a Martín Miguel de Güemes y Carmen Puch en el predio de la escuela de educación técnica 3.122 Martín Miguel de Güemes, más conocida como escuela Agrícola.
En 1946 la finca fue donada por el Dr. Adolfo Güemes Castro (exgobernador de Salta) para que se creara una escuela de ganadería y agricultura.

 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info
Hartos de los robos, la escuela Agrícola quiere que Caballería se instale en su predio

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.