Fuerte inquietud en el Gobierno por la baja en las encuestas entre los jóvenes y la clase media

En el Frente de Todos aumentó intensamente el consumo de encuestas. Se trafican en los WhatsApp de los funcionarios -que comenzaron a dividir su cerebro entre la gestión y la campaña– y se discuten en las cumbres del oficialismo. De esos cuadros cuantitativos y focus group nace una creciente preocupación en el Gobierno: los sectores medios bajos y la juventud exhiben una marcada retracción en el apoyo que Alberto Fernández tuvo en 2019.

Tanto los segmentos socioeconómicos “C2” y C3″ -vinculados a la “clase media” por su ocupación y sus estudios- como los jóvenes de entre 16 y 29 años exhiben fuertes niveles descontento con el Gobierno. Muchos votaron al Frente de Todos en 2019, pero hoy engrosan la tropa de los “desencantados”.

Alberto Fernández vuelve a viajar a Europa antes de fin de mes

Es por el déficit que tuvo el Gobierno para interpelar a esos sectores durante la pandemia que en el oficialismo explican la caída en algunos sondeos de los últimos meses.

Clase media

De acuerdo a un sondeo nacional realizado en junio por Grupo de Opinión Pública (GOP) y Trespuntozero -de los consultores Raúl Timerman y Shila Vilker- ante la pregunta “¿con cuál de estos espacios políticos se siente más cercano?”, el 33,6% respondió por el Frente de Todos y el 24,6%, por Juntos por el Cambio. Un 26% dijo “ninguno”. Pero esa misma pregunta en el segmento clase media arrojó otra inclinación: el 28,9% respondió Juntos por el Cambio; el 28,7%, Frente de Todos y el 23,7%, “ninguno”.

“Tenemos un problema con los sectores de trabajadores informales, autónomos y monotributistas que se sintieron desprotegidos en la pandemia. Muchos nos votaron en 2019 y hay que volver a traerlos”, dijo un colaborador que lee las encuestas que circulan en Balcarce 50.

El Presidente Alberto Fernandez recorrió las obras del Centro Argentino de Protonterapia (CeArP), el primero para el tratamiento del cáncer con protones de Latinoamérica

El Presidente Alberto Fernandez recorrió las obras del Centro Argentino de Protonterapia (CeArP), el primero para el tratamiento del cáncer con protones de Latinoamérica (silvana colombo/)

Un referente que tiene relación directa con Axel Kicillof resumió: “Falta hacer foco en la clase media baja que no se vincula con el Estado y no quiere un plan. Es gente enojada que pensaba que con nosotros iba a estar mejor del bolsillo”.

El aumento de precios es hoy el peor fantasma de Alberto Fernández. Sin éxito para controlar la inflación, las fichas se empiezan a correr hacia las paritarias. “Hay que aumentar el salario para que no se pierda el poder adquisitivo”, dijo ayer la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca. El escenario también explica el manotazo que dio el Gobierno para dar marcha atrás con el cobro de la deuda retroactiva a los monotributistas.

“Los segmentos medios no son alcanzados por las políticas sociales pero están padeciendo con rigor la crisis económica y la pandemia”, dijo a LA NACION Marina Acosta, directora de comunicación de Analogías, una de las encuestadoras de buena lectura en el Frente de Todos.

Un dato extra: en la encuesta de GOP-Trespuntozero, la institución del Estado “más cercana a la gente” es la Anses, pero cuando se mira a la clase media figura en primer lugar la escuela pública.

Un funcionario con ascendencia en la mesa de la campaña resumió: “La clase media tiende a caer en la apatía y la anomia. Tiene una agenda aspiracional que el Gobierno no pudo representar suficientemente con la pandemia. Hoy necesita un discurso de futuro”.

Juventud

Si el último kirchnerismo había interpelado a un sector de la juventud con la épica de la militancia, ese encanto se desinfló. “La Cámpora viene advirtiendo que perdió respaldo en los jóvenes que están frustrados por el encierro y por la falta de clases. Ellos siempre llegaron a ese sector y eso está en crisis por la pandemia”, reconoció un dirigente que dialoga con Máximo Kirchner.

Hay una encuesta de Analogías que ofrece un dato contundente: ante la consulta sobre si el Gobierno tiene acciones para acompañar a los jóvenes en materia laboral y educativa, el 73,5% de las personas entre 16 y 29 años respondió “poco o nada”.

“Los jóvenes están escépticos y con un gran nivel de incertidumbre respecto del futuro, preocupados por el desempleo y poco interesados en la política. Aprecian que el Frente de Todos no sea un gobierno para ricos pero esperan que les hable a ellos de algo que no sea la pandemia”, aportó Acosta.

Sanz habló sobre la posible candidatura de Manes y destacó el rol “central” del radicalismo

Frente a esa apatía de la juventud, los “libertarios” también despiertan una luz de alerta en el Gobierno. De acuerdo a GOP-Trespuntozero, en el segmento de 16 a 29 años, el 17% se identifica con José Luis Espert y el 29% con “ningún espacio”.

No de casualidad, Cristina Kirchner hizo una alusión en su última aparición pública, cuando habló de los “jóvenes por la libertad”. “Libertad para mí y que se jodan los demás no es libertad. Ayudemos a la verdadera libertad que va a ser cuando estemos todos vacunados”, dijo.

Según reconstruyó LA NACION, la Anses, conducido por la camporista Fernanda Raverta, ya le presentó a la Casa Rosada una serie de programas dirigidos a ese segmento, pero aún no hubo anuncios.

Cristina Kirchner, Axel Kicillof y Máximo Kirchner en un acto en Las Flores

Cristina Kirchner, Axel Kicillof y Máximo Kirchner en un acto en Las Flores

En la cúpula de La Cámpora, gracias al termómetro que les brinda la Anses, perciben que hoy tienen mayor aceptación en los adultos mayores que en los jóvenes. “Ellos tienen frustración por la pandemia, porque perdieron un tiempo valioso de su vida y tienen el desafío de la inserción laboral. En cambio los jubilados valoran que se los cuidó del virus”, reflexionó un dirigente al tanto de esos debates.

Según con quién se hable, en el Frente de Todos se ubican entre siete y nueve puntos arriba en la provincia de Buenos Aires, su principal bastión. La última encuesta de la consultora Circuitos -muy leída en los despachos bonaerenses- marcó que si las elecciones legislativas fueran hoy, el 32,9% votaría al Frente de Todos y el 26,8% a Juntos por el Cambio. El 22,1% dijo “ninguno”.

Un importante integrante del gabinete reflexionó: “Estamos en el piso de la caída y ahora no tenemos más que repuntar. En provincia siempre hay un núcleo duro de 40 puntos que no se perfora para abajo. Para mirar los números hay que tener en cuenta que el Gobierno todavía no activó la campaña y que tenemos de nuestro lado la palanca del Estado”.

Fuente: POLÍTICA | https://www.lanacion.com.ar/
Fuerte inquietud en el Gobierno por la baja en las encuestas entre los jóvenes y la clase media

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.