Facturas truchas, La Cámpora y la crisis del agua en el sur de la Provincia

“Te van a cagar a tiros”, le dijeron a Edmund Furlong. Al productor agropecuario los amenazaron porque cuestionó la aparición de una factura trucha en el ente estatal que se encarga del aprovechamiento del agua en el valle bonaerense del Río Colorado. Ese documento parecía justificar una salida de fondos cuyo destino no estaría justificado. Después de eso, se presentaron denuncias, hubo allanamientos de la Justicia y renuncias de directivos. Cuando todo parecía aclarar, desembarcó La Cámpora y comenzó una guerra por esa caja entre los representantes de los productores y la militancia.

Esta es una historia que podría replicarse en todo pueblo chico: aportes de los privados realizados para mejorar la zona. Corrupción en lo público gracias al bajo control y la apetencia de fondos para la política.

Hoy, el conflicto promete escalar con más denuncias por malversación de fondos al nuevo administrador del ente del agua que maneja el Frente de Todos. Los productores lo denunciaron penalmente y prometen tomar medidas si no explica una falta de, por lo menos, $20 millones en el presupuesto. Cifra que podría ser mayor, sobre todo luego de lo que dejó la poca transparencia de la anterior administración con las facturas del ente.

El escándalo actual

Tras el escándalo de las facturas en agosto pasado, no se quedaron ahí con Furlong. Lo amenazaron con usurparle el campo con militantes y también con ensuciar a sus hijos “metiéndoles drogas”. El productor de semillas de alfalfa y ganadería –colorado con bigote, 62 años y dos metros- en el establecimiento San Ignacio, en del kilómetro 799 de la ruta 3 siguió haciendo preguntas todo este tiempo. No estaba sólo. Con él, el Consorcio Hidráulico (CH) -la entidad privada que representa a los 1400 regantes de Villarino y Carmen de Patagones- presionó para que el ente estatal explicara cómo se gastaba el dinero que aportan en un 80% los productores de la zona, de la que sale la mayor cosecha de cebolla del país y que hoy vive una crisis hídrica profunda, con el segundo peor año de la historia.

Desconcierto e indignación entre monotributistas por una medida de la AFIP

En octubre, la dirección de la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense Río Colorado (Corfo) –el ente público que regula las aguas en esa región- debió renunciar por las irregularidades de las facturas, y en diciembre Corfo fue allanada por la UFIJ N°10 de Bahía Blanca, que conduce el fiscal Gustavo Zorzano.

Pero la crisis institucional derivó en crisis política: según los productores rurales, La Cámpora desembarcó ahora en Corfo, y hoy no sólo se niega a explicar las “diferencias” que aparecen en la caja con un presupuesto de más de $220 millones, sino que además tiene como objetivo, dicen, desfinanciar el CH y deshilachar el control sobre las cuentas del Corfo “para hacer uso de los fondos de los productores e impulsar la militancia en la zona”. Además, denuncian que la nueva gestión amedrenta, con multas, a quienes preguntan. Furlong fue el primer multado.

Todo arrancó con la crisis de 2001. El entonces gobernador Felipe Solá decidió cerrar la Corfo. Ante el pedido de los regantes, dio marcha atrás y permitió la autogestión, con fondos privados de la zona, para mejorar el uso del agua. En 2004 se creó el CH. Con la mejora de la economía, los aportes fueron creciendo y los productores pagaron un parque de máquinas nuevas, arreglos en los cuatro canales del Río Colorado que abastecen la zona y camionetas para la logística. El dinero de los productores siempre fue manejado por el ente público, pero con control de los privados, que tenían un consejo consultivo dentro del mismo ente. Ya por previas irregularidades, María Eugenia Vidal, como gobernadora, impulsó una “triple administración” y mandó los fondos depositados por los regantes ya no a Corfo sino a una cuenta especial de la provincia. No alcanzó.

La sede de Corfo en Pedro Luro, al sur de la provincia de Buenos Aires

La sede de Corfo en Pedro Luro, al sur de la provincia de Buenos Aires (CORFO/)

Las multas y La Cámpora

“Se me hizo una infracción acusándome de exceso de extracción de agua del río, fui notificado un día sábado a las 15. El lunes siguiente había elecciones de directores del CH. Claramente es un amedrentamiento para mi persona o cualquier otro director. El objetivo es conseguir que nadie quiera participar en el CH en el futuro. Es un mensaje cuasi mafioso”, contó a LA NACION Furlong. “Quieren reducirlo a un ente similar a una cooperadora escolar, sin personal técnico capacitado, y quedarse con los fondos que tenemos ahorrados. Por ejemplo, para compra de maquinaria pesada, el regante este año va a aportar US$700.000”, dijo sobre el presente que vive el CH.

Gabriela Ciccone, presidenta del CH, explicó que la producción de cebolla, trigo bajo riego, maíz y girasol depende del agua para regar que llega de las nevadas y se acumula en el Dique Paso de Piedra. “La situación hídrica es crítica. Es el segundo año más grave de la historia”, afirmó, y precisó que, en años normales, se riegan 140.000 hectáreas. El año pasado fueron sólo 80.000.

Alejandro Bulgheroni: las definiciones del argentino tras su reunión con Lacalle Pou

Los regantes, productores privados, pagan dos facturas (una a Corfo y otra al CH) para comprar máquinas y hacer inversiones para aprovechar al máximo el agua. El presupuesto, que fue de $225 millones el año pasado, es manejado por Corfo. Ante la presión del CH para conocer el destino de los fondos, la gestión del Frente para la Victoria en Corfo “comenzó a desfinanciarlos” y amedrentarlos, denunciaron. “Llegaron los tipos de La Cámpora para quedarse con todo y estamos en una terrible crisis institucional. Al CH lo están desfinanciando y se quieren quedar con los fondos para las maquinarias”, dijo a este medio Ciccone. La semana pasada, la Corfo cambió cerraduras y dejó sin oficinas al CH. La tensión era grande este fin de semana, con reuniones de productores y con las bases de productores pidiendo medidas de fuerza.

La producción agropecuaria vive del riego en el Valle del Río Colorado, la zona de mayor producción de cebolla en el país

La producción agropecuaria vive del riego en el Valle del Río Colorado, la zona de mayor producción de cebolla en el país (CORFO/)

El administrador general de Corfo, Ramiro Vergara, no desmiente ser militante del Frente para la Victoria ni integrante de La Cámpora. “La identidad política no es algo que tenga que poner en debate”, dijo. El ingeniero especializado en recursos hídricos niega las acusaciones vinculadas a los objetivos de su gestión. “Corfo es un ente autárquico provincial que tiene un presupuesto aprobado por ley, todo lo que se recauda es a través de un sistema de facturas y esa recaudación va a parar a la CUT, Cuenta Única del Tesoro de la provincia. Desde allí se aprueban partidas contra las imputaciones previstas en el presupuesto, por ejemplo sueldos, combustible, repuestos, entre otros. No existe caja”, afirmó.

“Esto lo dice un grupo de personas que participan desde hace muchos años junto con la gestión anterior, denunciada”, cuestionó, pese a que esa gestión fue denunciada por los productores en el CH, y habló de “pérdida de privilegios” para algunos. “Las multas por extracción indebida, choreo de agua, quizás aumento el tenor de las acusaciones”, ironizó el directivo.

Varias fuentes consultadas en la zona por LA NACION identificaron a Vergara como un integrante de la agrupación que conduce Máximo Kirchner y hombre muy cercano al legislador bonaerense Gabriel Godoy, de Bahía Blanca. “Es de La Cámpora”, ratificó sin dudar una altísima fuente de la política de Patagones. Vergara fue denunciado el viernes por la CH “por violación de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos, retención indebida de documentos y encubrimiento”, según verificó este medio. La denuncia fue presentada en Bahía Blanca.

Ramiro Vergara, administrador de Corfo, en una reunión con militantes peronistas. Vergara es el ubicado en la columna del medio, en el tercer cuadro de arriba hacia abajo.

Ramiro Vergara, administrador de Corfo, en una reunión con militantes peronistas. Vergara es el ubicado en la columna del medio, en el tercer cuadro de arriba hacia abajo. (CORFO/)

“Hay una diferencia entre lo que le comunicaban al productor, que quedó en las actas del Consejo Consultivo (la pata de CH en Corfo), lo que en realidad presupuestaban en Provincia y lo que recaudaban. De esta manera, hace que el productor aportó más de 100% y subejecutaron, en plena crisis hídrica, el presupuesto. Esto se lo llevan a una caja política. Al no darnos las facturas, no podemos controlar hasta dónde llega esto. Sabemos que, por lo menos, fueron $20 millones, pero pudo ser mucho más”, señaló Martín Iseppi, abogado bahiense del CH, quien, junto con el expresidente de la entidad Luciano Príncipe, empujan la investigación sobre la utilización de fondos de Corfo.

“Hubo una subejecución presupuestaria que tuvo que ver con más de dos meses del ente sin cargo ni firma de gerente Administrativo”, explicó Vergara, ante la consulta de este medio por el presupuesto. “Las restricciones por Covid también afectaron. El gasto que no pudo efectivizarse en el anterior período forma parte de negociaciones para poder volcarlo a este periodo en curso a través de obras y servicios para la zona de riego”, señaló el actual administrador de Corfo.

Una fotógrafa que hace puentes

El escándalo explotó con un email anónimo. “Redacto este correo por la indignación que siento como regante de la zona, por ver cómo desde una institución como Corfo se están produciendo semejantes actos de corrupción, facturas truchas que desfilan para ser pagadas”, comenzó el correo que llegó a la dirección del CH el 3 de agosto de 2020 a las 9.34 de la mañana.

El email adjuntaba la factura de una mujer a la que se le pagaba un servicio por haber hecho el arreglo de un puente. La mujer trabajaba de fotógrafa y, según el email, era la mujer de un empleado administrativo de Corfo. “Hay mucho más”, cierra el correo aludiendo a una cooperativa de trabajo (Ave Fénix).

El email anónimo que llegó al Consejo Hidráulico denunciando las facturas truchas en Corfo

El email anónimo que llegó al Consejo Hidráulico denunciando las facturas truchas en Corfo (CORFO/)

En diciembre, el fiscal Zorzano allanó Corfo. Según contaron a LA NACION en la UFIJ 10 de Bahía Blanca están investigando una administración fraudulenta de la gestión anterior a la de Vergara, que era conducida por León Somenson, que no quiso hablar con este medio. También quedó involucrado Cristian Hernán Eval (gerente administrativo) y Marcos Aragón (gerente técnico). Este último no quiso tampoco dar su testimonio. En la fiscalía afirmaron que se hacen peritajes contables e informáticos de documentos, celulares y computadoras. Estarían en agosto. Por ahora no hay indagados y falta tomar testimoniales. El atraso tuvo que ver con dos cuestiones: Zorzano estuvo delicado con Covid y es el fiscal de un polémico juicio contra sindicalistas de la Uocra en Bahía Blanca, que hoy se lleva la totalidad de su tiempo.

Tras el escándalo con las facturas truchas para hacer uso de esos fondos aportados por los productores agropecuarios, el Frente de Todos ingresó a Corfo. Según los representantes de los regantes de la zona, el campo es fértil para que la política se quede con la caja para financiar el proselitismo. Mientras, la crisis hídrica explotó. Pero los productores no se rinden. Siguen ahí, preguntando. Furlong también.

Fuente: POLÍTICA | https://www.lanacion.com.ar/
Facturas truchas, La Cámpora y la crisis del agua en el sur de la Provincia

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.