El drama de un paciente en la clínica con 34 médicos infectados: “No los aislaron y mi papá se contagió el coronavirus en la terapia intensiva”

Jorge «Gato» Rodríguez es baterista, tiene coronavirus y es un personaje muy querido en el mundo de la músicaEl coronavirus se expande impetuosamente. Esa voracidad la padece en una cama de terapia intensiva Jorge “Gato” Rodríguez, un músico de 68 años, internado desde hace más de un mes en una clínica que quedó en las últimas horas envuelta en un remolino público: cerró luego de que se conoció que 34 de sus médicos están infectados, sin contar los pacientes, cuyo saldo aun se desconoce.Rodríguez entró a la clínica La Providencia, ubicada en el barrio porteño de Balvanera el 10 de marzo. Escupía sangre y, aunque faltaban apenas unas horas, el coronavirus todavía no había ejecutado su invasión vertiginosa. Primero pensaron que era tuberculosis, luego descubrieron una neumonía y finalmente diagnosticaron Covid-19.Rodríguez, un baterista que ha sido distinguido por su trayectoria en Sadaic, la sociedad de autores y compositores musicales, entró probablemente sin el coronavirus y la falta de cuidados y protocolos dejó entrar la amenaza al edificio. Esa es la conclusión que saca Natalia, su hija. Y también algunos médicos que tratan al papá.“Se contagió ahí. Un médico me lo dijo, que suponía que se había agarrado coronavirus el 25 de marzo”, detalla la hija del paciente. Eso fue 15 días después de haber ingresado. El músico estuvo aislado durante una semana por la suposición de que se trataba de un caso de tuberculosis. Pero luego el cuadro cambió y lo pasaron a lo que Natalia llama el “pabellón” de terapia intensiva donde, según su descripción, no había medidas de bioseguridad para evitar la propagación del virus.(Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)“Pudo haberlo entrado ella cuando fue a visitar a su papá, pudo haberlo entrado uno de los 34 médicos, pudo haber sido otro paciente. Pero de alguna manera el virus entró y se manejó mal», comentó una fuente con acceso a los movimientos de la clínica. Entre los trabajadores del sanatorio hay malestar y tensión. Hubo reclamos previos a la forma en que se manejaban los protocolos.Ese 25 de marzo Jorge tuvo fiebre por primera vez. “Para pasar te hacían poner alcohol en gel, nada más. Estaba ahí el recipiente”, detalló Natalia a Infobae y asegura: “Con mi papá no respetaron el aislamiento porque no buscaban Covid”.Ahora Natalia está aislada, separada de sus dos hijos. “Yo lo fui a ver cuatro veces. También fue mi mamá, mi hermano y las otras dos mujeres de mi papá”, explicó.Pero la preocupación y el riesgo penal que afronta la clínica implica la forma en que se pudo haber propagado el virus en la comunidad (cada infectado allí multiplicado por sus familiares y contactos).Rodríguez junto a Teresa Parodi, durante un homenaje que le dedicó Sadaic“Mi sensación es que mi papá fue bien atendido recién cuando se enteran que tenía Covid. Anteriormente no tenía un diagnóstico cierto y evidentemente no cumplieron con el protocolo, no supieron diagnosticarlo ni tratarlo”, remarca.Según confirmó el Ministerio de Salud de la Ciudad el brote alcanzó actualmente a médicos, enfermeros, camilleros y personal de administración del centro de salud. Hasta el momento no se reportaron casos graves, solo cuatro de ellos están internados, y el 70% permanece asintomático.De acuerdo a la investigación epidemiológica que llevó a cabo la cartera de salud porteña, que aún está en curso, se sospecha que la expansión del virus dentro del sanatorio se produjo a partir de una paciente que ingresó por una cirugía de columna a mediados de marzo y luego se convirtió en un caso sospechoso de Covid-19 al desarrollar una neumonía. La paciente fue aislada, hisopada y el resultado finalmente dio positivo.Junto a Silvio SoldánPero los conflictos por el manejo de los protocolos ante casos sospechosos en la clínica eran un foco de conflicto interno. Según pudo confirmar Infobae, de hecho existieron diferencias sobre el tratamiento de la cuestión entre las autoridades de La Providencia y uno de los directores de área que terminó con el despido de este trabajador.“Para mí se manejaron raro”, comentó Natalia Rodríguez. Y detalló: “Pensaban que tenía tuberculosis y buscaban la tuberculosis. Después se decretó la cuarentena. Y ahí ya mi papá no quería que vaya para que no me exponga. El 30 nos dicen que ‘en cuatro días’ le dan el alta y ese día vamos. Y ahí nos retiran aparte para decirnos que podíamos entrarlo a ver pero estaba intubado con respirador porque tenía neumonía intrahospitalaria”.Con el fantasma del Covid volando por Argentina y al cabo ya de diez días de cuarentena obligatoria, Natalia dudó y le escribió a un infectólogo amigo. “El no duda y me dice que es Covid”.»Gato» Rodríguez fue baterista de la banda de Estela RavalEntonces Natalia reclamó que le hicieran un hisopado. Los médicos se negaron. Le explicaron que aun no tenía los síntomas suficientes para dar de alta un alera epidemiológica. La hija comenzó a pensar que quizá entonces todo este tiempo su papá tuvo coronavirus “porque es músico y está con mucha gente que viaja”, explicó.Finalmente, el 25 levantó fiebre y unos días más tarde le toman una muestra. El 9 de abril Rodríguez fue confirmado como caso de coronavirus. Todo ese tiempo, presuntamente infectado, lo pasó sin protección en una sala de terapia intensiva sin los recaudos necesarios para la pandemia.Desde ese momento, la salud de Jorge, que era muy delicada, mejoró. El jueves estaba mejor. Natalia quería alegrarse, pero no pudo del todo. “Ya no sé qué creer”, se resigna, sola en su cuarentena.Seguí leyendo:Coronavirus en Argentina: cómo será el permiso que los mayores de 70 años necesitarán para circular por la ciudad de Buenos AiresConfirmaron 10 nuevas muertes y otros 98 casos de coronavirus en Argentina: el total de infectados asciende a 2.669

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com
El drama de un paciente en la clínica con 34 médicos infectados: “No los aislaron y mi papá se contagió el coronavirus en la terapia intensiva”

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.